post_tag

vida sana

Ejercicios que potencian la salud espiritual

Ya sabes, para tener un estilo de vida óptimo, es necesario equilibrar cuerpo y mente, eso al menos es lo que no dejan de repetir los entendidos. Hasta ahora hemos hablado de los retiros espirituales, que intentan aislar el cuerpo para que la mente esté en reposo y pueda escapar de las tensiones y presiones diarias intentando encontrar un estado zen; y también de los ayunos terapeúticos, que hacen lo mismo a nivel físico, reorganizando nuestros nutrientes y reactivando las funciones de nuestros órganos como en una especie de reseteo.

Pero lo verdadera eficiente sería encontrar una actividad que uniera el cuidado del cuerpo y de la mente en un mismo proceso; y, como en muchas otras cosas, los orientales nos han llevado la delantera, con sus conocimientos milenarios sobre la meditación y el entrenamiento del cuerpo. Así, hace unos años llegó a Occidente una disciplina que causó furor, aunque por el otro lado del mundo era algo antiguo y de probada eficacia: el yoga.

Muchos hablan de ella como la disciplina que conquista el mundo, y no van muy perdidos. Hasta la década de los setenta, poco más que algunos frikis interesados en las costumbres orientales y algunos hippies que intentaban hacer de ellas su filosofía de vida conocían el yoga. Luego, tras la emigración de muchos asiáticos a los Estados Unidos, hubo un enorme boom en el país con este tema, y se abrieron multitud de lugares donde practicarlo (ya conocemos lo proclive que son los estadounidenses a obsesionarse con todo lo nuevo); a la vez, muchos famosos artistas, políticos y gente influyente comenzó a contar sus experiencias mientras practicaban esta disciplina, asegurando que era la responsable de su buen estado de forma físico y psicológico. Y así empezó todo…

Hoy en día, el yoga y todo lo que lo rodea se ha convertido en un negocio. Entre los gimnasios que lo ofertan entre sus actividades, los gabinetes privados que se abren, los libros y manuales que encontramos en físico y en formato online, y el agosto que hacen las tiendas de ropa deportiva que incluso ofrecen ropa yoga para hombre, imaginarás por qué. Ojo, este último apunte no es que tenga doble intención, porque aunque parece que todas estas técnicas de relajación y entrenamiento de la mente están pensadas para mujeres, y son ellas las que lo practican en su mayoría, realmente han sido invención de hombres, y no hay ninguna razón física para que el género masculino no se beneficie también de ella.

Pero toda esta locura por el yoga y todo lo que tiene que ver con él tiene un lado malo, una consecuencia que no es demasiado buena. Y es que, poco a poco, el ancestral conocimiento de esta disciplina se ha ido desvirtuando poco a poco, adaptándolo a los tiempos y a las modas, haciéndolo parecer más una ronda de ejercicios físicos que la verdadera fusión de la mente y el cuerpo en un estado meditativo, que es su origen inicial. No todo el que imparte clases de yoga tiene los conocimientos necesarios, ni es capaz de adaptar movimientos y estados de reposo para conseguir el grado de meditación necesario. Por desgracia, al igual que el amor, que se gasta de tanto usarlo como dice la canción, también el yoga ha ido perdiendo su esencia poco a poco, y casi se podría decir que el que conocemos en Occidente es una copia descafeinada del original.

Sin embargo, aún así, no hay una actividad más completa que ayude al equilibrio del cuerpo y de la mente, y combine mejor con el objetivo que perseguimos con los retiros espirituales y los ayunos. Así, quedaría listo un trípode que realmente nos llevaría a un estilo de vida sano y de aceptación con uno mismo.

 

La terapia del ayuno en la sociedad actual

¿Alguna vez has oído hablar del ayuno terapeutico? Sí, ya sé que escuchamos esto por estos lares y nos suena a rollo místico, oriental o como medicina alternativa, eso como poco.  Pero realmente se está convirtiendo en algo muy de moda, una de esas cosas que llamamos chic y, en contra de lo que podemos llegar a pensar, sí que es ciertamente eficaz para mantener un estilo de vida saludable. Sí, es cierto que nuestras madres seguramente pensarán que eso del ayuno es una trola, que bastante hambre se pasó hace años, que ahora tenemos la suerte de comer de todo y sólo pensamos en tonterías… Bueno, es bueno de todas formas hacer un equilibrio, nada es blanco o negro, ¿no es así?

Para empezar, ¿qué entendemos por ayuno terapeútico? Pues su definición más exacta sería: “La abstinencia completa de todas las sustancias, excepto el agua, pura en un ambiente de descanso completo“. Esto sería en términos absolutos, es decir, lo que la ciencia nos presenta sin ninguna clase de paliativo. Ir a trabajar un par de días sin desayunar, o pasar algunas tardes sin tomar el café de la merienda no es ayuno terapeútico; salir de marcha a un lugar ruidoso y saltarse la cena porque estás bailando o ingiriendo alcohol o refrescos, no es ayuno. Los términos claves son cero ingesta de ninguna clase de sustancia excepto agua, y un ambiente relajado. Harto difícil de conseguir en una sociedad como la nuestra y con nuestro ritmo de vida, ¿verdad?

Cuando el cuerpo recibe los requisitos de salud, incluida la dieta, el entorno, la actividad y la psicología adecuados, se puede mantener una salud óptima; si estos requisitos no se proporcionan adecuadamente, la salud se verá comprometida. Por eso, el mejor medio para facilitar la restauración de la salud es el ayuno terapéutico. Le permite al cuerpo crear una respuesta de curación fisiológica única que no tiene paralelo. Numerosos estudios están demostrando que ayunar alarga tu vida, pero siempre y cuando se haga correctamente y bajo la supervisión adecuada. Esta clase de ayuno debe realizarse siempre bajo prescripción médica y con un profesional al tanto de cada paso que damos. 

Es en el estado de ayuno que al cuerpo se le da la oportunidad de purificar sus tejidos, de eliminar las acumulaciones de tejido no deseadas, el crecimiento, etc. También le permite al cuerpo la oportunidad de dejar que los tejidos estresados ​​y que han sufrido abuso ​​sanen. El ayuno también se utiliza para lo que podría denominarse rejuvenescencia. Brinda una oportunidad para que el organismo “limpie la casa”, física y mentalmente; para que los desechos acumulados sean eliminados; y para permitir la introspección que a menudo falta en la prisa de la vida moderna. 

Claro que no todo el mundo en el mundo profesional está de acuerdo con este tipo de terapia de ayuno, así que numerosos estudios alternativos dan otras pautas que, una vez también estudiadas que parecen son también efectivas. No se trata tanto de perder peso con este ayuno, como la gran mayoría de personas parece creer, como si de purificar el cuerpo del exceso de toma de alimentos, o la mala administración, que en ocasiones puede ser también causa de ciertos trastorno. Así, también últimamente se hace uso de este ayuno terapeútico de forma parcial, es decir: saltarse alguna de las comidas habituales pero sin cambiar el resto de nuestros hábitos. También parece estar demostrándose que esto, en contra de lo que se pensaba, es beneficioso para el cuerpo, pues ayuda a purificarse y a cambiar nuestro metabolismo durante un corto período de tiempo, lo cual no produce perjuicio a largo plazo.

¿Y a ti, te convence esto del ayuno como terapia, o no acabas de verlo claro?